martes, 30 de agosto de 2016

Definiciones III/?


Definiciones III/?

Curiosos”, “mirones”, “curiosones”, “transeúntes” y “polizones”.

Ayer un poco sin quererlo nos enzarzamos en una conversación con una amiga que está empezando a descubrir esto y que derivó en un pequeño "sermón preventivo" (sorry, sorry, sorry) sobre los que son, a mi entender, algunos de los peores defectos de la comunidad liberal y swinger.

En el fondo, no creo que estos defectos sean diferentes a los de otras comunidades. Existen los celos, la competitividad, la vanidad mal entendida, el "conmigo o contra mí", el "si eres amigo de X o Y, no eres amigo mío". Comportamientos poco deseables y bastante infantiles de los que no estamos del todo exentos, por más que queramos creer que somos adultos, libres, liberales y bienpensantes y que practicamos ante todo el carpe diem y el vive y deja vivir. Por supuesto también en ellos el mea culpa, pues a veces me he visto haciendo lo que otras veces critico. ¿Y quién no?

En eso, pues, nos afectan todas las miserias humanas, como no podría ser de otra manera. ¡Y para contarlas, no soy yo el indicado! Sí lo es, creo, la novela en general: seguramente el mejor medio de explorar la verdadera condición humana, expresión aún por encima de la psicología o la filosofía de la grandeza y la mezquindad de todo el abanico de emociones que conlleva el simple hecho de existir y ser consciente de que se existe.

Así pues, leamos en otra parte sobre todo ello, para curarnos de espanto (se me ocurren muchas, claro.. así a bote pronto tengo delante "El hombre duplicado" y "Dos mujeres en Praga", aunque la lista sería infinita)

Yo me quedo con la tarea más modesta y espero que en parte divertida de intentar definir algunas de las especies que nos hemos ido encontrando en nuestras experiencias; son incompletas, están llenas de prejuicios y generalizan en exceso... ¡como todas las definiciones! pero son las que me vienen a la cabeza y no obstante estoy más que abierto a cambiarlas y refinarlas si algún lector tiene a bien aportar las suyas propias y enriquecer las que recogemos aquí.

Convertiremos, si os parece, estas entradas en varias entregas cortitas, de cuatro o cinco definiciones a lo sumo.. Y ojalá generen algo de humor y de debate, que siempre ha sido el primer objetivo del blog! (Ese, y el de conocer personas afines en el mundo real, por supuesto, ¡aquell@s que se atrevan a cruzar el cuarto muro!)

Para abrir boca, hablemos de distintos tipos de "espectadores" que nos hemos encontrado, se me ocurren estas. Llamo espectadores a aquellas personas que hemos encontrado en fiestas y cenas de parejas liberales, y a las que hemos visto (a menudo es lo primero que ellos mismo te dicen) muy fuera de lugar. Bien por ser recién llegados, bien por no comulgar de todo con lo que allí ocurre, bien por sentir incluso un cierto desdén mal disimulado, que a duras penas tratan de ocultar para participar de la parte sexual, sin participar del espíritu o la libertad que les podría proporcionar la experiencia.

Curiosos: los que se asoman con respeto, curiosidad sana, sin ganas claras de participar pero abiertamente.

Curioso es aquel que te encuentras medio en una esquina, masticando compulsivamente palitos de pan, con los ojos como platos y cierta timidez en el gesto, pero que se lanza a un bombardeo indiscriminado de preguntas de todo pelo sobre lo que allí va a ocurrir, de cómo se llega a esa situación, de qué se siente... preguntas todas ellas que formula en la segunda persona del plural, abstrayéndose de forma consciente o inconsciente. No tiene interés en la propia escena sexual cuando llega ese momento, y se queda en la cocina, charlando e interrogando. 

Mirones: el mirón es la cruz del curioso, sólo quiere mirar y procura hablar lo mínimo y desaparecer camuflándose en una cortina. Suele ser tímido y callado, se mueve poco y sólo el brillo en sus ojos revela lo que está viviendo!

Curiosones: son a la vez curiosos y mirones, y disfrutan como enanos de la noche. Hay que tener cuidado con la sobrecarga sensorial porque a veces el conjunto es demasiado para ellos. Con darles un café y un abanico, normalmente se les pasa.

Transeúntes: los que están de paso sin más. Los transeúntes son de mi gente favorita en muchos aspectos. Van a lo suyo, de excursión por la vida. Una semana son tus mejores amigos, la siguiente no sabes dónde están, pero lo hacen sin maldad, simplemente han seguido su camino y no se les ocurre ir mirando hacia los lados para ver quién les acompaña. Ven el loco amor de nuestro encuentros como como otra forma de sexo sin compromiso con la que tropiezan casi casualmente, pero a menudo es una experiencia corta e intensa y realmente cuando les conoces un poco más confiesan que prefieren el 1x1.

Polizones: el polizón (siempre tiene que haber uno) es el único tipo tóxico de este grupo. Son personas que reciben pero no darían. Que aceptan entrar en la intimidad de otro pero mienten sobre sí mismos para no decirte ni su verdadero nombre de pila. Lo más habitual es un tío con novia que se ha escapado de su casa con alguna mala excusa. (No es que las mujeres se libren de esta categoría, pero algún día hablaremos de que las diferencias en cómo enfocan las cosas existen y son profundas. Ojo, así como existen las diferencias, existen las excepciones!). El polizón sólo quiere sexo, pronto, mal y rápido, para su propia satisfacción y caiga quien caiga, y no ve ningún problema en ello. Es más, cuando se le señala algún mal gesto, suele revolverse y decir algo así como "pues vaya liberales de mierda" o "yo pensé que esto era para follar todos con todos", revelando que ni han entendido ni han intentado entender a ninguna de las personas que les rodean.

Lo que más me sorprende e indigna del polizón es su defensa de que si amas de verdad no puedes compartir, pero si puedes traicionar. No ven la contradicción entre el "yo eso con mi novia no podría hacerlo porque la quiero demasiado" y el hecho de "mi novia no sabe donde estoy porque la quiero tanto que miento y me escondo para echar un polvo sin que se entere antes de tener una conversación honesta con ella".

Evidentemente todas estas categorías son difusas y puede haber un transeunte mirón, o un curioso polizón, pero de alguna manera teníamos que divertirnos un ratito, ¿verdad?

Y ahora a mí me gustaría saber... si tuvieráis que hacer también una pequeña clasificación... cuál sería la vuestra? :)

domingo, 15 de mayo de 2016

La vuelta al ruedo!!

La preciosa Almería y sus encantos

VUELTA AL RUEDO!!!


Después de un largo parón en el blog, pero no habiendo abandonado nuestras travesuras, llegamos con un montón de historias para contaros, que esperamos que os gusten casi tanto como nos gustó a nosotros vivirlas.

Primero quiero empezar dando las gracias a todos aquellos que nos habéis escrito durante este tiempo para saber de nosotros y para animarnos a seguir escribiendo sobre nuestras aventuras.

A todos aquellos que nos hemos encontrados en fiestas y quedadas felicitándonos por nuestros relatos, o a los que habéis dejado unas líneas en Ons, en Twitter… ¡¡Muchísimas gracias!! Siempre es una alegría saber que estas entradas pueden suponer un pequeño vínculo con los que nos leéis.

¿Cómo comenzar a contaros todo lo que ha ocurrido durante este “descanso”? Son muchas historias, muchos lugares, travesuras, muchas personas diferentes y muy poco tiempo para pararse a contarlas. ¡¡Eso sí, nos lo hemos pasado como enanos en un parque!!

Me gustaría contároslo todo, todo y todo porque los eventos de éste último año no tienen desperdicio.

A principios de 2015 nos mudamos durante unos meses a Almería, la capital del western patrio, donde conocimos gente fabulosa, que ha pasado a formar parte de ese pequeño grupo de amigos que consideramos nuestra familia electiva. Durante seis o siete meses, (el verano nos sorprendió allí), conocimos las maravillas que esconde la ciudad y los parajes salvajes que la rodean, de drásticos contrastes.

¡Las playas vírgenes y de agua cristalina, (eso sí, llenitas de rocas), las cervecitas frescas y la gente… ¡tan acogedora! Merece la pena visitar la desconocida Almería, seguro que os sorprende como nos sorprendió a nosotros si aún no la conocéis… ¡Aunque si vais a venir, no os olvidéis de mirar el viento de ese día ni de llevaros los escarpines!

Aprovechando mi brote de locura y nuestra nueva “base de operaciones oriental”, a 4th le dio por reservar hoteles y escapadas y nos íbamos de viaje cada dos por tres; me tuvo cada fin de semana de visita por ahí conociendo gente, visitando toda la costa, intentando averiguar dónde se come la mejor paella del litoral entre Alicante y Vera… ¡Que mal vivimos esos meses!!

En julio nos echamos la manta a la cabeza y decidimos hacer un Road Trip por el norte de España, para no desentrenarnos más que nada: salimos de Almería y pasamos por Murcia, León, Madrid, Asturias, Valladolid y Ciudad Real. Bajamos el Sella, visitamos alguna Catedral, varios dormitorios e innumerables bares y conciertos, y acabamos con las existencias de Red Bull que prácticamente nos inyectábamos directo en vena para aguantar en pie durante dos semanas de mucho desenfreno.

¿Sabéis eso que se dice que en las vacaciones uno engorda? Pues mira que lo intentamos rezándole a San Miguel, San Heineken y San Cruzcampo, pero eso no era posible, todo lo que comíamos lo quemábamos y sudábamos en escapadas y ejercicios “piel con piel”. Yo creo que llegamos con un dos o tres kilos menos a base de no parar un segundo… Pero eso sí, la experiencia inolvidable.

Clausuramos el verano en Almería, (¡con fiesta de despedida y todo ehhh!), salpicado entre tanto con alguna escapada a Granada, Málaga, Cádiz, Sevilla…

Y en septiembre volvimos al hogar.

El invierno fue algo más tranquilo, pero no faltaron algún que otro viaje, fiestas, nuevas amigas, fotos… y después de hibernar largo tiempo, mientras esperaba 4th a ver si me despertaba o no de mi letargo, llegó el deshielo y de ahí que yo, Kitsune, volviera a notar como la primavera me enciende la sangre y a tener de nuevo unas irreprimibles ganas de jaleo y marcha…. En definitiva, ¡¡VOLVEMOS AL RUEDO!! Y tiene pinta de que el verano va a ser muy pero que muy movidito.

P.D.: Se que os habéis quedado con ganas por saber de esas chicas, esas fotos, y esos dormitorios que visitamos en ese loco verano y como sabéis que lo que prometo se cumple…. ¡Voy a ir preparando el próximo capítulo!

¡¡Besitos curiosos!!




domingo, 12 de abril de 2015

Amsterdam City Chronicles, By Kitsune…

¿Entramos al castillo?


Amsterdam City Chronicles, By Kitsune…

Llevamos un largo tiempo alejados del blog, pero no por falta de ajetreo, si no más bien al contrario! No obstante.. No era la intención. Queremos que siga vivo, aunque haya que beberlo a sorbos chiquititos!

Pero al menos os vamos a compensar con una de nuestras aventuras más recientes, y la más excitante que hemos vivido hasta la fecha..  Dejadme que os cuente mi última escapada con 4th!

Esta vez el escenario fue Ámsterdam, centro neurálgico del morbo, del deseo, el  sexo y el paraíso Swinger por excelencia.

La idea fue de unos buenos amigos de batalla, a los que llamaremos “SH”, que nos propusieron un viaje conjunto con un grupo de amigos. Finalmente sólo quedamos los cuatro, y allá que nos fuimos a conquistar Holanda!

En Marzo estábamos aterrizando los cuatro en la mismísima Ámsterdam, emocionados y con ganas de pasarlo muy muy bien.

La ciudad es maravillosa, sus calles, la diversidad de la gente, sus locales, esos maravillosos coffee shops… ¡que buenos recuerdos y que días de risas y placer!…

Todo el mundo lo sabe: primer día en la ciudad y  visita obligada al Barrio Rojo, increíble, todo lo que podamos contaros de ese lugar sabría a poco. Una parejita con la que nos pusimos en contacto allí, se ofreció a enseñarnos el barrio con ese inimitable toque local y llevarnos de coffee shop. Sus calles estrechas, iluminadas con sus característicos farolillos rojos, los escaparates con gran variedad de chicas mostrando sus cuerpos con lencería maravillosa. Calles llenas de placer y lujuria, donde podías dejar escapar tu imaginación…

Por las noches llegábamos destrozados a la habitación del hotel, de tanto andar por todos lados y visitando la ciudad.

Todos estábamos emocionadísimos por lo que nos esperaba la noche del sábado nos habían invitado una pareja de SDC a una exclusiva fiesta a la que sólo se puede acudir por invitación de los organizadores. Se trata de fiestas muy conocidas en el ambiente Swinger en toda Europa, ya que solo se celebran 3 al año y en las que la lista de invitados es selecta y muy cuidada. Esta en cuestión se celebraba en un maravilloso castillo a las afueras de Ámsterdam. La etiqueta de la fiesta era, hombres vestidos de smoking y las mujeres con su mejor lencería. (Dress to Impress!!)

Al llegar no nos podíamos creer donde estábamos, al más puro estilo Eyes wide shut, el castillo era impresionantemente grande, en la entrada un foso iluminado con luces, que al cruzar te recibían con una grata sonrisa y una lista de invitados.

Al decir nuestros nombres ya supieron quiénes éramos, los españoles, quizá un toque exótico en un grupo de gente que aunque grande se reúne periódicamente en estos eventos… fueron encantadores con nosotros, nos recogieron los abrigos y nos dirigieron al interior del castillo. Por dentro aún era más impresionante, no podíamos creérnoslo.

Nos indican que la “etiqueta” para las mujeres es ya de entrada picante, y pasamos a un cuarto donde poder cambiarnos en la antesala del salón de baile, para quitarnos los vestidos que llevábamos y quedarnos en lencería nada más llegar.

Nos metimos en una habitación donde todas estaban cambiándose. Nosotras seguimos el protocolo de la fiesta, así que nos quitamos todo lo que llevábamos y nos quedamos en lencería, medias y taconazos.

Pasamos a la habitación de la fiesta, todo era lujo y glamour, la gente impresionante, parecían sacados de un catálogo de modelos.

Ellos altos, guapos, fuertes ¡mi amiga y yo no sabíamos dónde mirar! Y yo aún peor, puesto que todos sabéis ya mi debilidad por las mujeres… ellas impresionantes, guapísimas, arregladísimas, lencería carísima y de lujo. Todo cuidado al más mínimo detalle.

Había un Dj poniendo música sin parar, todo el mundo saludándose, conociéndose, bailando y mostrando sus mejores galas.

La fiesta conforme iba transcurriendo la noche se iba poniendo cada vez más caliente, el alcohol y las feromonas en el ambiente iban surgiendo efecto.

Mi chico y yo fuimos a dar una vueltecita por la fiesta a ver que veíamos y si nos animábamos un poco.

Entramos en la sala de juegos, silenciosa, solo se oían las respiraciones entrecortadas y los jadeos de lujuria.

La habitación como todas las estancias, era enorme, llena de diferentes alfombras en el suelo, una gran cama central con dosel y cortinas translúcidas de color blanco. A los lados distintas variedades de  divanes de color blanco, todo muy pulcro y cuidado, detalles como biombos separaban un ambiente de otro. Velas por todos lados, luz muy tenue en la habitación, decoración rococó-clásica. Y por si no quedaba claro por la atmósfera, cuencos enormes en las esquinas llenos de preservativos...
4th y yo nos pusimos en uno de los divanes a jugar un poco entre nosotros para entrar en sintonía con el ambiente. La imagen de los cuerpos bañados con las luces tenues de la habitación, el olor mezclado a perfume y sexo, todo era tan excitante.

Entró un chico alto mulato que no paraba toda la noche de mirarme y acercarse a mí, yo me sentía muy atraída por él. Se acercó a mi mientras se la lamia a 4th, se agacho y me dio un pequeño azote en el culete.

Al rato apareció con una chica rubia y nos pusimos a su lado, nosotras comenzamos a besarnos, acariciarnos suavemente, jugando con nuestras manos y nuestros labios. Me acerque al chico mulato que llevaba toda la noche coqueteando y comenzamos a besarnos. Empezamos a calentarnos más y más. 

Me puso de pie y me cogió de la mano, me llevó a otra estancia al fondo de esa misma habitación, era más recogida, más íntima, solo estábamos él y yo, solos. Seguimos besándonos, acariciándonos, desnudándonos. Yo me arrodillé para poder introducirme su enorme polla en la boca y poder saborearla. En un momento de explosión me agarró fuerte de la cintura y me puso contra el banco donde estaba sentado, me colocó a 4 patas, se puso un preservativo y me la clavó fuerte hasta dentro. Su embestida sacó un grito profundo de mi garganta. Agarrándome fuerte de la cintura y azotándome en el culo como a mí me gustaba seguía follándome bien duro, sus ataques cada vez eran más duros hasta tal punto que llegó a desmontarme el collar que llevaba, cayendo al suelo en varios pedazos.
4th entró en la habitación con la otra chica, los cuatro allí juntos compartiendo gritos y gemidos, caricias y miradas de complicidad. Acabamos corriéndonos, pero el juego no terminó, nos fuimos juntos a la cama central de la habitación principal.

Había varias parejas en la cama desnudas, practicando sexo en distintas posiciones. Nosotros cuatro nos unimos y nos tumbamos a un lado de la cama. Todos nos fundíamos con todos, caricias de diferentes manos, besos, cuerpos. Todo era puro placer, sensaciones, la situación y el morbo de ese momento consiguió que nos dejáramos llevar todos con todos.

Al terminar ahí, nos levantamos para ir un rato a la pista de baile y pedirnos algo para beber y refrescarnos un poco. 4th me dejó allí bailando mientras él pedía, pero cuando volvió ya me encontraba sentada al lado de una chica negra guapísima, con un cuerpo esculpido a base de esfuerzo y una genética privilegiada. Resulta que la chica era muy muy bisexual.. lo que me faltaba!. Sus besos eran un gustazo, sus labios carnosos hacían que no quisieras que para de besarte. Sus caricias fuertes, dominantes, hacían que cayera totalmente sumisa a todo lo que ella quisiera. Se me sentó a horcajadas y agarrándome con violencia de la cara comenzó a besarme muy muy posesiva, mordiéndome los labios y tirándome del pelo hacia atrás, haciendo que mi cabeza quedará inmovilizada a su merced. 4th nos miraba deseoso, lujurioso, le encantaba la situación que estaba ocurriendo delante de sus ojos. Pero ella no le dejaba participar y tenía ojos solamente para mí.

Después de un rato se levantó para buscar a su marido y 4th me cogió de la mano y nos volvimos a ir a la habitación de juegos.

Comenzamos los dos en un diván en el lateral, cuando llegó una pareja y se puso a nuestro lado a jugar. Ella se dejaba tocar por todos los que estaban a su lado, así que mi chico comenzó a acariciarla. Todo cambió de situación y cuando me quise dar cuenta, 4th estaba arrodillado encima de la cabeza de ella follándole la boca y yo follándome a su marido.

Cada pareja, cada momento, las miradas, las caricias, el deseo, la complicidad, los murmullos y jadeos que se respiraban en esa habitación hacia que todo fuera muy especial guardando ese misterio, ese morbo hacia lo prohibido, hacia lo escondido, a lo que nunca podrías contar abiertamente fuera de esas puertas.

Como guinda final para terminar la noche, quisimos intimar entre los dos un poco, sentirnos el uno al otro, poder besarnos y sentir nuestras caricias, pero al lado se nos sentó una pareja demasiado apetitosa como para dejarla escapar.

Ella, rubia de ojos claros, diseñadora de lencería, preciosa, parecía sacada por catálogo. Su marido alto, rubio también de ojos claros, fuerte con todos los músculos de su cuerpo marcados, no se podía pedir más, ya estábamos listos para entrar en el cielo y sí que entramos, pero por la puerta grande.

El vernos disfrutar con unos y otros, vernos en cada situación transcurrida en la noche, como todo iba sucediendo sin más y una cosa nos iba llevando a otra, hacía que nuestro deseo y las ganas de disfrutar no terminaran nunca. Pero desgraciadamente todo lo bueno tiene que terminar y la fiesta llegó a su fin. Eso sí, podemos decir que le sacamos todo el jugo que pudimos, sin desperdiciar ni un solo instante.

De vuelta ya en la habitación y tumbados en la cama sin fuerzas ni para poder hablar, nos quedamos dormidos.

En mitad del sueño siento las caricias de 4th agarrando fuertemente mis pechos y como su entrepierna va buscando mi húmedo y caliente coñito. Me pone boca abajo con la cara apretada contra la almohada y su mano fuerte agarrando mi cuello, él sabe que esa postura hace que me vuelva loca hasta no poder más. Me folla muy fuerte, clavándome su polla grande y dura como una roca hasta el fondo, sus embestidas hace que grite de dolor y de placer, pero mis gritos no pueden salir libremente de mi boca porque me tiene la cara hundida contra la almohada. Me tiene totalmente inmovilizada, a su entera disposición para hacer conmigo lo que él quiera y poderme usar a su antojo. 

Su erección y su forma de penetrarme cada vez más profunda y rápida hacen que ya no pueda controlarme más y acabemos corriéndonos juntos en un intenso orgasmo.

Suena el despertador, es la hora de levantarnos para irnos, tenemos que recoger todo para dejar el hotel y volver a España, pero mi insaciable deseo hace que me despierte húmeda y con ganas de más. Me giro hacia la derecha buscando a mi chico, besándole en el cuello, acariciándole la espalda y buscando con mi mano su polla. Aún medio dormido ya la tiene dura. Me sumerjo bajo las sábanas y me dispongo a darle los buenos días como a él más le gusta. Y así poder despedirnos de nuestra habitación y nuestro viaje diciendo a aquella ciudad del placer y la lujuria un ¡¡Hasta luego Ámsterdam!!

Yo creo que volveremos… ¿vosotros qué haríais en mi lugar?











viernes, 23 de enero de 2015

Rumbo a Barcelona! (Fdo: Kitsune)

Esta entrada llega con algo de retraso, lo sabemos, pero desafortunadamente a pesar de habérnoslo pasado muy bien en nuestra aventura en la ciudad condal, hubo un infortunio con las fotos y la persona encargada de enviárnoslas, pues…. aún no lo ha hecho. No obstante en un paseo por Barcelona vimos esta imagen y.. somos nosotros o tiene un doble sentido que le va mucho a nuestro blog? En todo caso.. Perdón por la espera….  ;)


Rumbo a Barcelona

Comenzamos nuestras vacaciones en octubre.

Llevamos casi un mes programando que hacer en nuestro destino, Barcelona y mirando alojamiento, vuelos, lugares que visitar, obras de teatro, fiestas nocturnas y alguna que otra escapada Swinger.

Nos hemos puesto en contacto con parejas de allí. Y recibimos la grata sorpresa que todos están deseando conocernos.

Algunas parejas nos proponen fiestas de bienvenida. Nosotros evidentemente no decimos a nada que no, nos sentimos abrumados con tanta hospitalidad.

El móvil comienza a llenarse de grupos de whatsapp y nuestra agenda cada vez se llena de más y más citas para toda la semana, hasta tal punto que llegamos a tener todos los días ocupados.

Yo que nunca he vivido algo así, me encuentro extasiada, nerviosa, a veces algo insegura por la situación. Los días cada vez se acercan más y cuando nos queremos dar cuenta ya es dia 1 y nos encontramos sentados en el aeropuerto con destino BCN.

Esa primera noche nada más llegar nos espera una pareja maravillosa, (con tatuajes a juego) que hemos conocido a través de una conocida página de Internet. Nos hacen de anfitriones y padrinos en la ciudad.

Como os decía, esa noche quedamos para conocernos en persona en un bar en el centro. Después de ahí nos iríamos al Teatre Principal a la fiesta inauguración del Salón Erótico de Barcelona.

La fiesta está llena de actores y actrices del porno, algún que otro fotógrafo y gente como nosotros.
Yo iba vestida bastante llamativa, con un vestido muy ajustado y corto de color amarillo y unos tacones super altos con plataforma que me había regalado mi chico. Ya por la calle al andar la gente echaba alguna miranda furtiva, pero cuando entramos en el teatre ya fue algo más curioso.

La otra chica y yo nos fuimos al baño a retocarnos un poco y al salir para buscar a nuestros chicos nos pasaron cosas muy extrañas. Empezaron a pararnos varios desconocidos y  a querer hablar con nosotras, pidiéndonos fotos y algunos hacían hasta cola; incluso algún actor nos paró para hablar con nosotras. 

Ella y yo nos mirábamos sorprendidas y nos reíamos hasta que un fotógrafo se atrevió a preguntar si éramos actrices. Nosotras a carcajadas empezamos a entender toda esa situación tan surrealista.

Al llegar hasta nuestros chicos preocupados por nuestra tardanza, les contamos lo sucedido y se partían de risa. La noche fue surgiendo de lo más divertida, a algunas personas de allí le repartimos nuestra tarjeta de visita. Que con gran curiosidad la miraban y me preguntaban cosas sobre el blog.

Acabamos la noche hasta la madrugada, nosotros reventados de tantas horas en pie, pero eufóricos porque comenzaba nuestra aventura.
Al día siguiente por la noche quedamos con otra pareja de Barcelona, encantadores, una pareja súper maja y muy guapos los dos. Nos fuimos de copas por el centro y nos llevaron a sitios bastante chulos. Fue una noche de lo más animada, entre charlas, miradas, risas….

La última copa la terminamos en el apartamento. Ya sabéis, música de fondo, poca luz y entre conversación y conversación fue cogiendo aquello otro tono. 4th comenzó a coquetear con la chica y a ponerla cada vez más caliente, hasta que acabó por desnudarla. El chico y yo comenzamos a intimar un poco, pero yo me encontraba algo mareada de tantas copas que llevábamos en el cuerpo, entre juegos de unos y otros cada vez en esa habitación hacia más calor. 

Mi cabeza no se encontraba en ese mismo lugar y al final acabé levantándome sin poder terminar con todo aquello y yéndome a la cocina por un vaso de agua para paliar tanta copa y poder quitarme aquel mareo que tenía.

La noche no salió tan tan bien como nos habría gustado a los cuatro, supongo que hay días buenos y días mejores.

A la noche siguiente teníamos la fiesta en casa de L.B., había organizado una fiesta titulada “Con aires del Sur”, iban varias parejitas, aunque muchos ya se conocían entre ellos, algunos más que otros. 

Yo iba super nerviosa, era mi primera fiesta privada en casa de alguien. La chica de L.B. es todo un espectáculo en movimiento. Su cara, sus labios, su mirada, el cuerpo que tiene, desprende sensualidad y morbo por todos sus poros.

Se acercaba a unos y otros, interactuado con toda la gente de la fiesta, animando y caldeando el ambiente. Yo andaba bastante distante y algo reprimida, los nervios me estaban jugando una mala pasada, comenzaron a jugar unos con otros y yo cada vez me encerraba más en mi misma. Sentía que todo aquello me iba grande, se me escapaba de las manos, no sabía que hacer, ni como actuar. Al final 4th y yo acabamos como espectadores….

Al día siguiente me sentía fatal por todo lo ocurrido en la noche anterior, sentía que por mi culpa no había salido como tenía que haber ocurrido y que a 4th le corte un poco las alas y no lo dejé disfrutar como a él le habría gustado.

Todo el día me fue recomiendo esa sensación, pedí disculpas a L.B. y algún asistente a la fiesta, ya que no fue mi intención.

El viaje estaba dando un giro de lo más inesperado, todo lo que teníamos montado se nos estaba desmoronando. La noche del sábado pasó desapercibida y cancelamos nuestra escapada a Ooops!, no queríamos otro traspiés como la noche anterior.

El domingo al levantarme seguía el aire un poco tenso, yo comencé a arreglarme porque nos íbamos a dar un paseo por la ciudad. Después de un rato, me llega 4th por detrás y me dice con voz bastante seca, no te arregles demasiado porque te va a durar poco y desaparece al instante.

Yo me quedo sentada en la silla terminándome de arreglar y pensando a que venia un comentario como aquel.

Al pasar unos minutos vuelva a parecer detrás de mí, me agarra del cuello fuertemente por detrás, me levanta y me mira a los ojos. Su cara, es de estar bastante cabreado y su voz intimida mucho. Me suelta una torta en la cara y me dice “ya se acabaron los aires de princesita y vas a empezar a hacer todo lo que yo te diga porque me tienes harto con esta actitud, te has enterado zorrita?”

Mi cuerpo reaccionó en dos segundos, estaba sorprendida por todo aquello, muda sin poder soltar ni una sola palabra, pero mojada, muy mojada.. no sé si decir.. ¿a mi pesar?

Me dio unos pasos a seguir, unas ordenes. El domingo cambió de itinerario por completo.

Para empezar me bajo los short de un tirón, me abrió de piernas y me introdujo unas bolas chinas en 
mi coñito húmedo; sin quedar satisfecho cogió uno de los huevos vibradores y me lo metió en el culito. Me bajó la camiseta y el sujetador y pellizcándome los pezones me pusó las pinzas lo más apretadas que pudo. Aquello me dolía horrores, solo el roce del sujetador era abrasador.

Me dio siete de nuestras tarjetas y me dijo que mi primer paso iba a ser bajar a la calle y repartírselas a siete chicas con las que me tendría que hacer una foto y mandársela para ver que realmente era cierto. Tenía de tiempo límite 30 minutos para darlas todas y volver a casa para pasar al siguiente paso.

Yo no me podía creer lo que mis oídos estaban escuchando, pero sí, él iba muy en serio. Me dirijo hacia la puerta y antes de salir, me agarra del brazo y me dice “no te he escuchado darme las gracias”. 

Y yo en mi cabeza gritaba “¿Cómo voy a salir así si parezco un sonajero andante? Se me escucha a kilómetros!!”

Me mira con cara burlona y me dice “¿Me vas a desafiar zorrita? Pues ven aquí” Y para quedarse más contento me mete el otro huevo vibrador por el coñito, ahora si que sonaba lo suficiente como para estar cerca de alguien y que lo oyera.

Bajé las escaleras del piso como pude porque andar con todo eso puesto por mi cuerpo era……
La misión se me estaba atragantando, ¿a quién y cómo me iba a acercar a darle una tarjeta? Y lo más importante ¿qué les decía?

Al final poco a poco me fui metiendo en el papel y me iba acercando a algunas chicas a hablar con ellas para darles la tarjeta. Él mientras tanto no paraba de enviarme mensajes por whatsapp para ponerme aún más nerviosa. Yo le enviaba las correspondientes fotos que él quería.

Cuando ya dí la última tarjeta no me lo creía, subí al piso, me abrió la puerta con esa cara que él pone. No sé como lo hace pero cuando me mira con esa cara hace que arda por dentro.

Me volvío a agarrar del cuello y me clavó su mano entre mis piernas, me dijo “muy bien zorrita, lo has hecho muy bien, ahora te voy a indicar el siguiente paso”.

Me llevó hasta la habitación, allí había varios juguetes extendidos en la cama, me tiró en ella y me arrancó la ropa que llevaba puesta.

Comenzó a jugar con mis pezones y cuando menos me lo esperaba me quitó las pinzas, aquello me provocó un dolor horrible. Me lamió los pezones para que se me pasara aquel hormigueo.

Bajo entre mis piernas y me quitó el huevo del coñito, que ya dejó de vibrar. Me agarró fuerte de las piernas y me clavó su polla super dura dentro de mí. Estaba muydilatada y aquello me estaba encantando. Después de un rato, la saco bruscamente y cogió el micrófono. Buscó la máxima potencia y me lo acerco al clítoris; todo eso me hacía saltar de la cama, no podía parar de gemir y mi coñito chorreaba de flujos cada vez más. Noté que empezaba a jugar con mi agujero y el micro hasta que me metió todo el cabezal dentro. Aquello fue lo más intenso que podía sentir, después de perder la cuenta de todas las veces que me había corrido, paró y me dijo el siguiente paso que iba a dar.

“Vamos a ir a una fiesta privada que han organizado y va a haber mucha gente, no quiero que pase lo del otro día, ¿me has entendido? Vas a llegar, vas a mostrar todos tus encantos, vas a hablar con todo el mundo y vas a ser la chica extrovertida y morbosa que a mi me gusta y lo que es más importante, me vas a hacer sentir orgulloso de ti, de tener a la mayor zorrita a mi lado. ¿Te has enterado bien?”

Aquello me puso muy nerviosa, ¿¿otra fiesta?? ¿De verdad aquello iba a salir bien? ¿Quiénes iban a ir? Muchas preguntas revotaban en mi cabeza. Pero tenía claro que no quería defraudar a 4th.

De camino al lugar de la fiesta, me pregunta muy serio, “¿De verdad quieres hacerlo?”
Tenía muy claro que sí, pero estaba tan nerviosa que no sabía si iba a poder.

Llegamos a la ubicación, mis piernas eran dos flanes. Subimos al piso y al entrar me transformé, me tragué los nervios, saqué mi mejor sonrisa y comencé a hablar con unos y otros.

Todos eran encantadores, ellas guapísimas todas, los chicos venían a hablar conmigo, se respiraba buen ambiente. Algunos invitados eran los mismos de la fiesta anterior, asi que ya los conocía, aunque también vi varias caras nuevas.

Estábamos todos en la cocina charlando y cuando menos podía esperarlo llegó el anfitrión me agarró del brazo y me llevó al salón. Me bajó los pantalones y el tanga, me sentó en el sofá, me abrió de piernas y comenzó a comerme el coñito. Comenzó a salir la gente de la cocina, a causa de mis gemidos, y cuando abrí los ojos el salón estaba repleto de gente; a mi lado se encontraban varios chicos, uno besándome, otro lamiéndome los pezones. Los nervios ya se fueron, mi cuerpo se entregó por completo a todo ese morbo que volaba por la habitación.

Todos comenzaron a jugar unos con otros, los chicos iban pasando por mi, querían tocarme, besarme, follarme. Las horas iban pasando, no tenía noción del tiempo, pero aquello estaba siendo lo más excitante que me había ocurrido en mucho tiempo.

Las chicas eran increíbles, no me cansaba de jugar con ellas. Después de muchas horas sin parar, las piernas ya las empezaba a notar cansadas y temblorosas.

Por último acabamos varios en una cama, follándonos unos a otros. Cuando creía que ya había terminado todo me volvieron a agarrar dos de los chicos y empezaron a masturbarme, mientras uno me agarraba las piernas, el otro me empezó a hacer un squirt, yo solo me deje llevar, mi cuerpo no podía más. Y una vez más me volvió a sorprender, me corrí como nunca me había pasado. Salió un chorro de mí que dejé la cama empapada de flujos.

Ahora si que había terminado todo. Mis piernas temblaban, el cuerpo entero no respondía a mis peticiones. Solo podía desplomarme en la cama y descansar.

Después de un rato, me levanté como pude y me fui a vestir al salón, tenía un hambre descomunal. Mi chico me hizo sentarme en el sofá y me llevó comida y algo de beber para coger fuerzas.

Nos despedimos de todos y nos fuimos a casa. Aquella noche al llegar al apartamento caí muerta.

Los días de vacaciones se iban acabando, nos íbamos despidiendo de todos y agradeciéndoles lo bien que se había portado con nosotros, el recibimiento y la hospitalidad que nos habían dado.

El lunes nos despedimos de nuestros queridísimos anfitriones en la ciudad, 2P. Para celebrarlo nos fuimos a la fiesta de moda en Barcelona, a los Nasty Modays, digamos que fue el broche de nuestro viaje de vacaciones.

Nuestra última noche en Barcelona acabó con un juguetito para mi chico. Quedamos con una chica de tan solo 20 añitos, que estaba dispuesta a venirse con nosotros a casa a pasar un buen rato los tres.

Está noche era sólo para él, yo no participé en el juego, solo para dominarla y mandarle a ella todo lo que tenía que hacer. Me gustó sentir ese lado poderoso-dominatrix en mí.


El miércoles recién llegados a casa y después de haber soltado las maletas, preparando la comida en la cocina, mi querido 4th llegó por detrás, me clavó su dura erección en la espalda y me llevó hasta el sofá. Clavando mi cara en el cojín del sofá me folló todo lo fuerte que él sabe dar, mis gritos inundaban la casa y en una de sus estocadas los dos no pudimos remediarlo y nos corrimos a la vez. Ahora ya, si habían acabado nuestras vacaciones.

lunes, 13 de octubre de 2014

Las Zorritas de Kitsune...

Quien quiere más de mi adorada Ariel?


LAS ZORRITAS DE KITSUNE


Mi aprendizaje sigue su camino.

Mi Danna me guía a la hora de cómo comportarme, de lo que tengo que hacer o como complacerle; a menudo basta una mirada. En otras ocasiones, pocas, aunque cada vez más frecuentes, no es necesaria y puedo adelantarme a su gesto, lo cual me llena de orgullo…

En estas aventuras, nos vamos encontrando con nuevas parejas, nuevas amigas… Y me sorprendo descubriendo mi lado más lésbico.

Cada vez me siento más atraída por las mujeres, me encantan la sensualidad y el erotismo que desprenden, su suavidad, su olor, la forma de coquetear que tienen, la dulzura de sus voces, sus miradas, la delicadeza con la que tocan mi piel… Hacen que me vuelva loca y me derrita en sus manos.

Esta entrada va a ser algo especial, me gustaría que fuera un homenaje y se la quiero dedicar a esas chicas que han pasado por nuestro camino y ha sido “muito gustoso” poder disfrutar junto a ellas experiencias que luego me acompañan cuando a solas cierro los ojos y me dejo sumergir en los recuerdos…

Algunas chicas pasaron un breve momento, una aventura, como muchas de ellas nos comentan íntimamente, “curiosidad por estar desnuda en la misma cama, poder experimentar la excitación y el placer con otra chica”. Otras han llegado para quedarse al menos por una larga temporada, para seguir disfrutando de los momentos de complicidad y de pasión que les ofrecemos a cada una de nuestras zorritas.

Digamos que pasan a un plano algo más personal, desarrollamos una amistad y una relación más allá de los destellos de cama.

Algunas ya vienen con sus deberes hechos, son más experimentadas, llevan un tiempo en esto y ya han probado casi de todo. Pero la gran mayoría de las mujeres con las que hemos estado nunca han tenido relaciones lesbicas. Vienen con ganas y deseo de probar, de saber que se siente al estar con otra mujer, digamos que vienen “vírgenes”.

Debo reconocer que es muy excitante ser la elegida para esa primera vez.

O.. mías tal y como me suelen dejar tras cada sesión?


Nos llegan nerviosas, tímidas, con cierta mirada de “por favor no seas muy malvada conmigo”, y comprendo un poco más a mi Danna al darme cuenta de que me encanta sentir ese pequeño temor que desprenden. El poderlas manejar a mi antojo y hacerles lo que yo quiera.

Llegan temblando por miedo y se van con las piernas aun temblando y sonrientes pero bien satisfechas y con un buen recuerdo, y yo comparto su sonrisa puesto que comparto su placer, y al sentido piel con piel, añado el de mi trabajo bien hecho.

Mi primera aventura con 4th y una chica, es en Madrid.

Ya os conté en la anterior entrada.

Mi querida Ariel, un placer en todos los sentidos. Ya experimentada en el mundo Swinger, divertida, sensual, delicada, con cara y voz de niña.

Hace que despierte en mí deseos muy  incontrolables e indecentes. Con muchas ganas de repetir y tener nuevas experiencias. Nos esperan unas vacaciones muy cálidas entre las sábanas de Enero.

Mi segunda chica fue un reto algo complicado, la conocimos fuera de este mundillo, con una presentación algo extraña y confusa.

Un chico haciéndose pasar por su pareja sé quiso pasar de listo y me mintió, en una página de contactos, así que se quedó sin intercambio y sin zorrita. Me exasperan las mentiras que muchos utilizan simplemente para obtener un rato de charla, una foto, una “oportunidad” como dicen ellos, como si esto fuera un concurso de talentos. Me exasperan y me he vuelto aún menos paciente con el tiempo: he oído todo ya y para las medias verdades no tengo paciencia.

Me las apañé con cierta gracia y seducción para no obstante conocerla más a ella, y nos llevó tiempo de charla entre los tres que se convenciera quedar para conocernos, hasta que finalmente le pude quitar sus braguitas en mi cama.

Con la buena excusa de hacer una barbacoa en casa los tres, poder tomar el sol en la piscina y tomarnos unos mojitos, la fuimos tentando cada vez más.

Ya más tarde le propusimos un masaje que ella encantada aceptó.

Tumbadita y completamente desnuda en nuestra cama, comenzamos dándole un masaje a cuatro manos y una vez relajada, empezamos a meterle mano.

Se notaba que eso a ella le excitaba porque me tenía la mano empapada de sus flujos.
4th le dió la vuelta. Mientras él le metía su enorme polla en la boca, yo me arrodillé entre sus piernas para saborearla entera. Pocos minutos antes parecía una locura y ahora mi lengua jugaba ya en su clítoris. Su cuerpo no paraba de retorcerse y sus gemidos ahogados sonaban por toda la habitación.

Poco a poco fue soltándose y la chica timidita que se quedó tumbada en la cama para que le fueran haciendo, se fue convirtiendo en una agradable sorpresa.

Cada vez más caliente, sus besos eran puro fuego, sus mordiscos hacían saltar mi lado más dominante. Enfurecida le tiraba del pelo hacia atrás y le agarraba de las manos.
4th se la follaba como a él más le gusta, con mucha intensidad y fuerza.

Ella no paraba de gritar mientras yo la inmovilizaba suave pero firmemente agarrando sus muñecas para facilitarle a él la entrada. Ella me mordía y luchaba y a la vez decía “más, más” entre gemidos y yo sintiendo ese poder me sentía transportada.

En un descanso de 4th, recuperé de nuestra caja de los juguetes mi varita mágica, el famoso “micrófono” del que muchas hablan que es el mejor invitado en cualquier fiesta.

Para los que os estáis preguntando que es, es un vibrador con la cabeza redondeada, en forma de micrófono grande que en lugar de pilas o baterías se conecta a la red eléctrica. Gracias a esto es incomparable su potencia y sentir las rápidas vibraciones de su cabezal redondeado nos lleva a mí y a las visitas a orgasmos incontrolables.

Ella no había visto nada parecido. Así que le abrí las piernas, hundí mi cara en su coñito y mientras comenzaba a lamer el interior de sus muslos, encendí el micrófono.

Tras un ratito apartado, observando en la distancia la escena desde una esquina de la cama, 4th cada vez más duro de verme jugar de esa manera con ella y escuchando sus gritos mientras no paraba de correrse, acaba por agarrarnos a ambas del pelo y mientras él está de pie nos pone a las dos de rodillas en el suelo. Una le comía la polla y la otra los huevos, aquello no podía ser más morboso. Las dos nos íbamos turnando, hasta que nos grita que abramos las boquitas porque está a punto de correrse. Todo su semen cae en nuestras bocas y en las caritas.

Nos tragamos la leche con mucho gusto y nos limpiamos mutuamente con la lengua lo que nos ha caído en la carita.


Lo que empezó siendo un día de barbacoa acabó siendo algo más caluroso y mucho más agotador. Acabamos los tres exhaustos en la cama tirados y nuestra querida amiga Cam quedó dormida entre mis brazos…


 A que son guapas mis amiguitas? ;) Lo es más aún si pudierais verla sin esas gafas...