viernes, 27 de enero de 2012

Presentando mis respetos...

En un blog como este, en los relatos eróticos de casi todo color, en las conversaciones en las que el morbo y la provocación tienen algún papel, siempre surgen palabras y actitudes peculiares, que sacadas de contexto pueden despertar reacciones no deseables y ciertamente injustas.

Sobra decirlo, pero puesto que el espacio de este blog me sale gratis, dígase de todos modos.

Me merecen todos los respetos las mujeres, aunque aquí el que quiera leerá con no desdeñable frecuencia cosas como: "zorra", "zorrita", "puta", "guarra", y lo que se tercie. Podría ponerme reflexivo sobre por qué ocurre eso; quizá lo haga unas líneas más abajo! Pero baste por ahora con saber que es lo que hay, y al que no le guste, que no mire, que hay muchos blogs y mucho mundo para andar ofendiéndose con lo que no está dirigido a uno.

Me merecen también todos los respetos los gays u homosexuales, los negros, los judíos, los bajitos, los feos, los gordos, los que tienen voz de pito, los peludos, los cojos, los tuertos, los calvos, los moros, los guiris, los gitanos, los heavys, los macarras, los pijos, los aflamencaos, los perroflautas, los rojos, los fachas y hasta los que tienen en su cuarto un póster de Justin Bieber aunque no sepa nombrar el chaval ni tres continentes seguidos.

Añádase aquí cualquier grupo minoritario, grupúsculo, asociación o colectivo que el lector desee. Especialmente si es hipersensible y le ofende hasta que se apele al sentido del humor. Cierto es que hay mucha gente con la piel demasiado fina, y cierto es también que hay mucha gente que se ha llevado demasiados palos para no estar a la defensiva. Tienen todo mi apoyo.

Entiéndase que tienen mi respeto esas personas. Las personas lo merecen puesto que en la medida en que no intenten interferir en mi vida y mi forma de vivirla, su libertad y la mía no es que sean compatibles, es que son mutuamente necesarias y se alimentan la una de la otra.

No tienen mi respeto todas las ideas. Considero que eso de que todas las ideas merecen la misma consideración, es una soberana idiotez. Pero, ¡ey! si el lector respeta todas las ideas, la mía es que hace mal, y es respetable, ¡así que espero no tener quejas!

No respeto la idea de que los gays son "inadecuados para la sociedad". (Si abres el enlace espero que no te de la risa como a mi de que alguien con ese gorrito ridículo y un palo en la mano que le da superpoderes llame a otros "inadecuados", que está muy feo reirse de gente tan seria y tan coherente). No respeto la idea de que el lugar donde se ha nacido le haga a uno diferente y superior a otro, ni su color de piel, ni su apellido y alta cuna. Tampoco respeto la idea de que "todos somos iguales": es evidente que no, y negar la diferencia, renunciar a sus posibilidades y su belleza, es una tragedia.
No respeto la idea de que todas las "creencias" son iguales. Uno elige lo que cree, como elige el color de sus zapatos, pero no todas las "creencias" tienen los mismos efectos ni las mismas pretensiones. Algunos credos hablan del bien y del mal, evangelizan y nacen con vocación de injerencia: odian la libertad puesto que va contra su propia naturaleza, y la libertad es de las pocas cosas puras en que yo creo, siendo aún la libertad una palabra delicada necesitada de tremendo mimo para que no se la utilice contra sí misma. No seguiré por ahí, quien se de por aludido, que se pregunte por qué.
Otros credos hablan de la realidad, sin pararse a mirarla. Estos son inadecuados para la vida, nacen de la ignorancia y de la pereza de relacionar nuestras torpes mentes con la compleja realidad del mundo. Las pseudociencias, pseudoconocimientos, pseudomedicinas y pseudofilosofías de la "autoayuda" no me merecen ningún respeto, y seguro que esa guerra particular que he hecho mía asomará a menudo entre éstas lineas si el blog sigue adelante.

No tengo en cambio ningún respeto especial por los negros, los gays, los ......, ni la gente de Lepe (léase la exhaustiva relación anterior y llénese la línea de puntos a voluntad) simplemente porque para mi no son una categoría, igual que negro no es un insulto.

"Negro", que es quizá de las más cargadas de emotividad, no es algo de lo que tengamos que huir diciendo "de color", o haciendo como que no nos hemos dado cuenta de que el nuevo novio de Mari Pili es eso, negro. Negro es una palabra muy inocente y muy descriptiva que sólo el subconsciente hace ofensiva. Para mi "negro" es como alto o cacereño. Una característica más que no merece ni defensa, ni paños calientes, porque no significa nada ni dice nada de quien es portador de ella. Y si me llaman blanco, no me están llamando despiadado colonialista bebedor de té, o al menos yo no me lo tomo así, ni tengo por qué. Con menos ganas de sentirnos aludidos y más vive y deja vivir, todo sabe mejor. Al fin y al cabo, como decía siempre un amiguete, "la vida es una peli muy corta, y en la que al final el que te mueres siempre eres tú". Así que no estamos para perder el tiempo en ofensas imaginarias, ¿o sí?.

Cerrando el ciclo, pues sí, lo confieso, me gusta llamar a mis amigas zorra o zorrita, hablar de ellas con cierto aire chulesco y machista como si me debieran algo por existir, y soltarles de vez en cuando algún azote cuando no están haciendo lo que "deben".
Creo yo todo ésto en lo más ínitmo de mi ser, en la profundidad del "yo"? No, claro. Yo no follo con lo más profundo de mi ser. No sé si alguien lo hace, pero me suena aburridísimo, y desde luego conmigo que no cuenten.
El sexo es muchas cosas: una de las principales es que el sexo es juego. Y la naturaleza del juego y el lenguaje es precisamente esa. El juego proporciona reglas, un terreno, y una realidad paralela, en el que todo da un vuelco y nos comportamos de forma totalmente diferente. Si jugando al fútbol mi objetivo es meter la pelotita entre esos tres palos, lo normal es que la agarre, vaya hasta allí, y la meta. Pero no, estoy jugando y pasaré todo tipo de penurias para llevarla hasta allí a patadas, sin salirme por las bandas, y sin cometer una serie de "faltas", que no son otra cosa que transgresiones de la propia realidad del juego, que no es la mía. No soy manco, pero en fútbol, no empleo las manos, la mejor herramienta de mi cuerpo (haga el lector la broma, que a mi me da la risa), por respeto al juego.
Así pues no nos engañemos. El sexo es juego y la mayor zorra puede ser la mejor jugadora, el gallito más cargante, su mejor complemento, o viceversa. Cada cuál que ponga las reglas que le gustan, y que disfrute jugando sin preocupación. Si todo el mundo juega por que libremente quiere, lo que pasa en el campo, se queda en el campo.

Si por disfrutar jugando a esto, alguien piensa que "soy" esto, lo mejor es que siga pensando. Y que se deje llevar un poquito. En serio, amiguete, si no, te vas a perder la fiesta, y según mi amigo, el de unas líneas más arriba, el circo ya no viene más a la ciudad después de esta.

(Sé que alguno@ hace trampas y salta a la foto directamente... quién le culpa? La foto es para los demás, así que cierra los ojos, vag@! Como ha sido un ladrillo tremendo, creo que sólo mi Katze puede aliviar un poco el bodrio.)


Katze a la espera... la respetarías? ;)

5 comentarios:

  1. De bodrío nada.....
    que es super interesante a la par que divertido...
    Me causo risa muchas de las cosas que dices.....

    que bien te expresas...

    pd: zorrita hambrienta

    ResponderEliminar
  2. Te lo agradezco shira.. será que me inspirais.. :) a ver si con suerte empezamos a tener más lectores, y más debate! :)

    ResponderEliminar
  3. Interesante blog. Me tendréis por aquí desde delante de todos los muros: desde una feliz vida no liberal. Sin embargo ando con los prismáticos para ver que se cuece detrás de este muro, muy interesado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Rafa.. igual con el tiempo saltas la barrera? :)

      Eliminar
  4. Todo siempre tiene mas sentido si se usan las palabras adecuadas, inspiradoras de cada momento.....si se emplean con acierto....Dicen que somos esclavos de nuestras palabras y sólo diré que .....bendita esclavitud......

    ResponderEliminar

Estamos deseando saber lo que tienes que decir... ¡Deja tu graffiti en nuestro muro!