miércoles, 2 de mayo de 2012

Disonancia cognitiva... (o de salud sexual)

No me veo, no me escucho, no me hablo...


Cuando corro, en vez de escuchar música, voy escuchando podcasts. Supongo que muchos sabéis lo que son, aunque me sorprende la cantidad de gente que me encuentro que aún no los conoce.

Los podcasts, dicho mal y pronto, son los blogs del sonido. Programas periódicos de audio producidos algunos de manera muy profesional, pero la mayoría por gente como nosotros, desde sus sótanos, con una temática y un estilo determinados.

Los que yo escucho son sobre todo de ciencia o cine, pero allá cada cual con sus rarezas. De hecho, escuchaba uno liberal, pero me aburrí tras un par de semanas, y luego de hecho el podcast desapareció.

El podcast de hoy comentaba un estudio curioso sobre identidad sexual y homofobia. El estudio en sí mismo carece de mucho valor y no está demasiado bien hecho. Igualmente, lo que pretendía investigar me parece en general escasamente investigable, y lleno de tópicos y prejuicios. Aún así, era serio, y alguien tiene que intentarlo!

Lo que más me interesó es la metodología con la que distinguían entre identidad social e identidad personal. El concepto es intuitivo, pero me llevó a pensar algo más sobre ello, y recién llegado del trote, me ha dado por comentarlo con vosotros.

No es que uno pueda completar una teoría elaborada intentando esquivar bicicletas por el paseo marítimo, pero así a bote pronto, y siempre en el ámbito sexual, o nos perderíamos, yo distinguiría entre:

La identidad social externa a nosotros, la que presentamos a nuestros compañeros de trabajo, la que mueve nuestros comentarios ante desconocidos, en la mesa de una boda, con el vecino del cuarto... La que consideramos por lo general más inofensiva y menos comprometedora. (Aunque hay, por ejemplo, quienes usan su identidad social como arma, declarando a cada paso con su comportamiento o comentarios su sexualidad desatada!).

La identidad personal sería la propia percepción de nosotros, tan sesgada como es. Lo que pensamos que somos, lo que creemos o aceptamos que nos gusta, lo que sentimos que aportamos.

Frente a estas dos, en un nivel menos consciente (no intento ponerme freudiano, me refiero a casi involuntario, movido por pulsiones y no por racionalizaciones) yo pondría otras dos (que podrían ser una o siete, hay mil criterios para intentar de entendernos, y ninguno "verdadero"): 

La identidad vivida, el comportamiento efectivo que hemos tenido, y que tan a menudo difiere enormemente no ya de la identidad social, si no de la personal. Cuántas veces no habremos oído decir a alguien, creyéndoselo "yo soy muy fiel", y sabiendo que de hecho no lo ha sido en numerosas ocasiones, o por poner una nota de humor, cuantas veces habré yo oido decir a alguna de nuestras habituales "yo soy hetero", media hora antes de verla enredada con la otra?

La identidad secreta, lo que deseamos, lo que nos pone el nudo en el estómago, lo que puede excitarnos en segundos, lo conozcamos o no, lo aceptemos o no.

En los juegos entre estos cuatro aspectos del yo, creo que está la verdadera "salud" sexual. No en ese ser natural que nadie podemos determinar, si no en conseguir la mayor coherencia entre quien dices que eres, quien crees que eres, quien eres en realidad, y quien desearías ser.

Los sujetos de ese estudio concreto respondían al tópico del "homosexual homófobo". Gente que se significa en sus posiciones contra los homosexuales, y de las que se descubre que, de hecho, practican el sexo homosexual. El estudio postula que esta hostilidad nace del confilcto entre quienes desean ser, quienes son, y quienes creen ser, y que toda esa bilis la sacan en forma de agresividad hacia el propio deseo homosexual en su conjunto.

Como con toda afirmación de este tipo, no podemos decir si es cierta o no, pero podemos aprovecharnos de ella simplemente para enriquecer nuestro pensar y nuestro discurso.

Si lo entendemos así, podemos respetar al mismo tiempo a aquel que vive en la abstinencia y no siente deseo sexual (y considerar el tremendo problema de abstenerse y desear), que a aquel que vive en el desenfreno, y se acepta plenamente.

La concordancia completa no existe, desde luego, y como nadie es perfecto, todos tenemos un desbarajuste entre esos cuatro estados del yo... pero es innegable que algunos más que otros!

Yo tengo una identidad social de lo más anodina, aderezada con el ocasional comentario provocador, (quien digo ser), una identidad personal creo que desenfadada, gamberra, liberal y liberada (quien creo ser, quizá la más difícil de determinar sobre uno mismo), una identidad vivida ciertamente intensa y a ratos incluso estrambótica, y una identidad secreta aún por descubrir pero de la que ciertamente ya he aceptado algunas peticiones, como todos habéis podido ver aquí...

Este blog, vosotros, son un paso hacia esa "salud" sexual, dando una cara de mi que conozco, pero que no puedo normalmente mostrar... así que gracias a todos por la oportunidad! ;)

La reflexión de la entrada es sólo un ejercicio ocioso, una ocurrencia, pero creo que viendo esos saltos, se ilustra la personalidad y particularidades de mucha gente que conozco, y por que creo o no, que la sexualidad es para ellos, como debe de ser, fuente de placer y no de tortura y culpa.

Lo que quiero, como siempre, queridos "mureros", es saber lo que opináis vosotros, lo que sentís, y cómo os lleváis con vuestros propios dobles? :)

22 comentarios:

  1. Por ahora mis cinco "yo", nos llevamos bien, si, si 5, tengo 5! Hemos encontrado un punto de equilibrio, en el que ninguno es el dominante, pero si que nos respetamos nuestros momentos, dejando que cada una de las "María" sea protagonista y potencie su capacidad!
    Y gracias a este quinteto que formo, puedo presumir de disfrutar de una salud (en todos sus aspectos) envidiable! Pero siempre con algún miedo o temor ... pero siempre libre, sin presión ni presionando! Aprendiendo y porque no ... enseñando!
    Un poco loca pero inofensiva ;-)
    Un saludo fuerte 4thWall

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría saber quiénes son las cinco Marías! por qué no nos lo cuentas? :)

    Ultimamente nos ha dado por ver "Dexter", una serie que se había escapado por completo de mi radar porque pensaba que era "policiaca" a secas, y resulta que es ante todo psicológica y basada en la introspección y los personajes... muy recomendable y muy al hilo de los muchos "yos" dentro del yo! :)

    ResponderEliminar
  3. una entrada muy interesante si señor!!!!! no puedo creer que te concentres mientras corres viendo delante a las patinadoras culito pa un lado culito pa otro...jajajaja.... Yo..no se cuando "yo" tendré..pero tu bien sabes q minimo dos debo tener.. jo, como me he entendido en lo de "que soy y que kiero ser"... toda una verdad, por lo menos en mi..aunke bueno, como te he dicho muchas veces intento aprovechar todo lo q pueda y disfrutar abiertamente del sexo, algo q me encanta (eso si..con kien pueda disfrutarlo abiertamente claro..Xd).. probar, descubrir, vivir experiencias nuevas y no decir más "soy hetero".. jajajaja.. XDD... sabes q era solo al principio... :-) bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. está claro que la identidad ideal nunca se da.. ni debe darse, probablemente... en ese espectro uno se mueve como mejor sabe, y como le dejan.. pero siempre esta bien mirar un poco dentro de ti mismo aunque solo sea para ver q coleguillas lleva puestos para hacer una fiesta! :)

      Eliminar
  4. Gracias al día de la cruz tengo una tarde medio tranquila, por lo que la aprovecharé aquí con ustedes vosotros, porque es algo que me llena o me ayuda a llenarme.

    En la entrada has dicho "Aunque hay, por ejemplo, quienes usan su identidad social como arma, declarando a cada paso con su comportamiento o comentarios su sexualidad desatada!", creo que por edad la sexualidad no es un tema tan tabú en mi entorno, por supuesto no hablo tan abiertamente de mis gustos ni lo que me gustaría hacer o hago, por lo que mi yo social y personal no suelen discutir demasiado porque uno no debe esconderse demasiado del otro y creo que es una pequeña ventaja.

    El yo que soy en realidad, mas o menos medio lo entiendo, y el yo que quiero ser lo trabajo día a día y me organizo para llegar a él, llego a la conclusión que mis cuatro yo conviven, se ven y se entienden.

    Leí hace poco en la revista Muy interesante que han hecho un estudio para saber cuánto nos autoengañamos, si encuentro el enlace os lo paso, si os interesa, claro. Teniendo en cuenta que está en internet, es de forma gratuita y no llega a ser personal y llevada por un especialista no es de fiar, pero para saber un patrón de cada uno ha de bastar.

    La homofobia tal y como la has descrito antes me ha recordado al personaje del coronel de la película American beauty, y creo que el odio de las personas hacia ciertas cosas es por el temor a verse reflejados y no aceptarse.

    Ahora hablando sobre ti, 4th, no entiendo cómo te puedes concentrar mientras corres, ves culitos prietos, esquivas bicicletas... cuando estoy en el gimnasio y pasa una posible presa pierdo el hilo de lo que ando haciendo y la fuerza jajaja.

    Saludos a tod@s, taluego!!

    P.D.: cada persona es un mundo, y algunas hasta dos. Esa frase se queda corta ante este teorema xDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese personaje es un estereotipo clásico. De hecho es el que inspiró el estudio, para intentar de alguna manera "comprobar" si hay una razón para que todos tengamos en mente una figura similar.. el resultado del estudio es lo de menos, pero me alegro de que nos haya llevado a todos a la reflexión!

      Los culitos los miro, creeme.. lo que pasa es que se nota mucho si bajas el ritmo para irles detrás.. XD asi que intento ir pensando tb en otra cosa y tener cara de esfuerzo y no de hambre.. ;) XD

      Eliminar
  5. Jo,jo,jo. Es que me encanta.

    Dexter es una serie tremendamente interesante, nosotros ya vimos las 6 temporadas que se han emitido. Recomendable 100%, sobre todo la cuarta temporada, la mejor con diferencia.

    Identidad sexual e identidad real. Cuantos yoes me acompañan? no me lo habia planteado, aver, cuento.

    1º El yo profesional con vida publica: callado y aburrido, para mis compañeros imagino que algo anodino, no suelo ir con ellos de cervezas, excepto con unos, sobre todo para parecer una persona normal.

    2º El dominante: una parte de mi oculta que solo conoce mi pareja y que rara vez sale a pasear por ahi, pero me encanta, y por lo que se a ella tambien.

    3º El liberal: timido y asustado siempre, inseguro y con mas preguntas que respuestas dentro de este mundo.

    Imagino que existen otros yoes perdidos y vagando entre los principales y entre todos comforman a la persona que escribe estas lineas.

    Con respecto a la homofobia, ufff, soy hetero, pero me caen especialmente bien los homosexuales, me gusta hablar con ellos y preguntarles cosas.
    Mi pareja es la tipica falsa hetero. No porque no le gusten los hombres, que le gustan, sino que siente que la sensibilidad y el sexo dentro de este mundo es mas real y mas placentero con mujeres. Pero tiene muy mala suerte, ellos la persiguen y ellas ni la miran, dice que lo mismo es la colonia o el desodorante, vete tu a saber.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que aqui nos interesan especialmente el 2 y el 3.. a mi especialmente, la intersección entre el dominante y el inseguro, pq a todos nos resultan iluminadoras las contradicciones!

      No os identifico como "anónimo", pero si nos conocemos por msn o lo q sea.. identificaos! tengo curiosidad...

      Y en cualquier caso, muchas gracias por pasaros por aqui, y por participar! :)

      Eliminar
  6. Muy buena entrada .... Mes as puesto a recortarme todos mis YOS, y meditando algo mas profundamente algunos que ni tenia en cuenta... y todavía sacare alguno mas, que no le echaba cuenta jejej

    "Dexter" es buenisimo....

    Saludos a todo@s ustedes y a todos vuestros YOS...

    AHINCO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no nos cuentas los que llevas sacados por ahora? :)

      Eliminar
  7. WOW!!! qué entradita más interesante. Da para reflexionar y pensar mucho.
    Uff!! yo tengo tantos "yos" que a veces se me mezclan todos juntos y se lia parda. jejeje
    Ya en serio, últimamente, de un tiempo acá, creo que mi identidad social se ha transformado en una declaración de intenciones de lo que me gusta ser y de lo que desearía ser... Me encanta escandalizar y provocar al personal con mis teorías y mis opiniones. ;) claro, siempre sabiendo con quien puedo soltarme más...
    yo, soy bastante "rarita"...y es complicado entenderme a mi misma. cada vez más libre, y con una identidad secreta aún por pulir, que pienso que es la qué más beneficios puede darme.... En casí todas mis "identidades" hay una palabra que las acompaña,(según los que me conocen) y que a mi no me importa en absoluto y es ESTAS MUY LOCA.....
    pd: Wall.... me vas a tener que alimentar por horas cuándo te vea, para compensar ;)
    pd2 aprovecho para aportar un poema que me gustó sobre personalidades,
    Yo no tengo una personalidad; yo soy un cocktail , un conglomerado, una manifestación de personalidades.

    En mí, la personalidad es una especie de furunculosis anímica en estado crónico de erupción; no pasa media hora sin que me nazca una nueva personalidad.

    Desde que estoy conmigo mismo, es tal la aglomeración de las que me rodean, que mi casa parece el consultorio de una quiromántica de moda. Hay personalidades en todas partes: en el vestíbulo, en el corredor, en la cocina, hasta en el W.C.

    ¡Imposible lograr un momento de tregua, de descanso! ¡Imposible saber cuál es la verdadera!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero un pequeño orgullo personal ayudarte a descorchar parte de esas identidades.. sabes que con nosotros puedes soltarte la melena, y espero que lo sigas haciendo!

      Por lo demás, si.. te debo unas cuantas visitas. Junio promete, créeme.. no desesperemos! ;)

      Eliminar
  8. Desde muy pequeño, siempre veíamos mis amigos y yo a los niños de más de 10 años como los niños grandes. Luego empiezas a oir a los adultos que hablando comparticionaban la vida de década en década cumplidas. No tardé mucho en descubrir (siempre he sido muy reflexivo) que eran convencionalismos dentro de una conversación vacua. A los diez años no ocurrió ningún cambio drástico y lo constaté posteriormente al cumplir los vente y luego los treinta. Definitivamente la vida era un fluir continuo de acontecimientos. una sucesión lógica de vivencias en función de las decisiones que cada uno va tomando mientras la vives. A donde llegas es la consecuencia de tus opciones o lo que es lo mismo cada uno tiene lo que de alguna manera se ha forjado. Pero no sentí que hubiera ningún punto de inflexión, ningún separador entre década y década de mi vida, una barrera que rebasara y a partir de ahí uno se sintiera diametralmente distinto a cómo se sentía antes de llegar saltarla cumplir los cuarenta no es caer al vacío.
    Pasé como todos por una adolescencia tormentosa lo superé y con cada acontecimiento por pequeño que fuera en mi vida yo crecía y mi vida fluía y sigue fluyendo sin hecatombes, ni aconteceres megaextraordinarios. De hecho gracias a todas mis experiencias y el aprendizaje que he tomado a lo largo de mis propia existencia ahora vivo el mejor momento de lo que llevo hasta ahora de vida, me siento sereno, centrado y sobre todo en paz conmigo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Continuación, no me dejaba publicar algo tan largo asi que Reflexión 2ª parte:
      Lo mismo me pasa con mis egos en el caso de que haya más de uno que no lo tengo claro. Se ha hablado del ego social, el ego personal, es decir como yo me veo, etcétera. De ser así que hubiera un ego por ejemplo social, es decir como te ven los demás, sería interminable determinar el número de egos que cada uno tenemos. Me explico, mi madre me ve de una manera, mi padre de otra cada una de mis hermanas tienen una visión distinta de mi y mi sobrino descubrió en mi no hace mucho a un tio al que no conocía. No sigo porque hay tanta gente que no acabaría de enumerar y supongo que tampoco os interesaría.
      Mi idea es que más que egos diferentes ( podría llevar a pensar en esquizofrenia) no son más que matices de uno mismo, quiero decir. Mi madre tiene una idea de mi y yo me muestro a ella en función de esa idea que ella tiene, por no defraudarla tal vez o porque si en algún momento ha visto otra faceta mía, y me consta que la ha visto, ella misma o la ha negado a la ha enterrado porque prefiere seguir viendome como su niño y así ella se siente más tranquila.
      Llegados a este punto es donde entronco como te dije por correo amigo Wall con tu suceso reciente.
      Si hablamos de las distinta imagen que damos en segun qué lugares o personas me sucedió que mi ex descubrió que yo tenía una amante en realidad tenía cuatro amigas muy íntimas pero ella sólo descubrió una. La relación entre ella y yo ya estaba acabada pero ella se negaba a aceptarlo y vivíamos en mi casa así que la que debía tomar la decisión de irse era ella (Bueno, ya me he justificado, continuo) Antes de irse optó por aquello de morir matando y la tarde que me llamó al trabajo para decirme "te acuestas con otra" sentí como si el suelo se abriera a mis pies, de pronto me sentí perder el equilibrio y parecía que caía al fondo de una sima. Antes de decirmelo a mi se lo había dicho a mi jefa, ni que decir tiene que mientras yo hablaba con ella mi jefa extendió el cotilleo. Además la despechada llamó a mi madre y también le informó de mis correrías hasta donde ella sabía. Bien lo que Wall ha hecho por error a mi hubo quien me lo hizo por despecho.
      Cuando terminé de hablar con ella y entré de nuevo en mi trabajo curiosamente se me miró con admiración, ¿de verdad has hecho eso? y ya que la tarde se convirtió en un interrogatorio no me privé y conté buena parte de mi otro yo, ese que yo digo que es el matíz que no voy oreando a los cuatro vientos.
      Por no extenderme mucho más a donde iba a parar es que descubrí que ocultamos muchas veces cosas pero es más a veces por nuestros propios prejuicios.
      Desde entonces yo he cambiado de trabajo, he hecho cursos y si bien no voy alardeando de nada porque soy un tipo bastante discreto y no me siento especial en absoluto, si es cierto que cuando se ha dado la circunstancia tanto a compañeros como a compañeras les he contado desde mis correrías liberales, hasta mis gustos por la Dominación/sumisión y la BDSM.
      La primera reacción que tienen es de sorpresa porque no esperan de un tipo podríamos decir que formal y comedido que tenga tales inclinaciones, en muchos casos la sorpresa deriva en curiosidad de cómo se llega a una vida liberal o cómo es el BDSM, esta curiosidad a veces conduce a un debate sobre todo tratandose de este último tema, tan desconocido pero a la vez tan presente de manera subliminal en cine, publicidad...
      En definitiva me resulta divertido muchas veces en un estorno que no es como el de este blog hablar de cosas como las que aquí se hablan y es que en definitiva yo no me siento la suma de muchos egos sino un solo yo con muchos matices, tantos que no los muestro todos en todo momento sino que voy dosificando según el lugar las circunstancias o la gente, en definitiva como decía más arriba de la propia vida es un fluir sin sin barreras ni compartimentos estancos.
      Se que este post ha quedado ya un poco atrás pero ahí queda mi opinión, mi experiencia por si alguien quiere retomar el debate.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Y se agradece Ambarillo..

      Yo también intuyo que todos nos sorprenderíamos unos a otros constantemente si dejáramos caer las barreras más a menudo... Desde luego a mi la hecatombe aún está por alcanzarme.

      En cuanto a los muchos egos en yo, o a los muchos matices, parece un juego de palabras... quien yo soy está claramente relacionado con quien tu crees que soy, quien yo creo que tu crees que soy, quien quiero ser, quien quiero que creas que soy... Me sorprende mucho la gente que tiene tan claro ese "yo soy así", como grabado en un bloque de granito, sólido e inmutable, cuando en mi experiencia el "yo" es un juego de expectativas y guiños entre lo real, lo inventado y lo soñado...

      Eliminar
    3. Francisco Umbral decía de Valle-Inclán que este se había forjado un personaje, por su deseo frustrado de ser actor él en sí mismo interpretaba su propio personaje. Si nos fijamos a nuestro alrededor hay mucha gente que hacen un personaje de sí mismos o mejor dicho, sobreactúan el papel de sí mismos porque mi parecer es que todos interpretamos nuestro propio personaje.
      El guión lo vamos escribiendo día a día y el personaje de ese guión lo vamos construyendo con trocitos de nuestra realidad y el entorno que nos rodea.
      "Yo soy yo y mis circunstancias"(me cito a mi mismo, aunque años más tarde un profesor de filosofía con el que trabajé y tuve largas tertulias me dijo que se me había adelantado Ortega y Gasset)
      Digamos que somos como un árbol de navidad del que tenemos el árbol con su tronco principal apenas expuesto porque le cubren las ramas, las más grandes apenas dejan ver a las pequeñas que quedan ocultas al apenas alejarse del tronco. Pero vamos más allá y nos colgamos adornos algunos pequeñitos, tan discretos que pasan desapercibidos a la mayoría de los que nos contemplan como árbol. Finalmente están los adornos grandes, las bolas brillantes, las cintas que prácticamente lo tapan todo y las luces que deslumbran y llama la atención de los que sólo se fijan en lo inmediato. Todo en sí es el árbol de navidad pero cuando nos exponemos como tal árbol mostramos en primer término la superficie y las luces, el resto se lo vamos dejando ver a la gente que sabemos que es la que lo va a apreciar, a esas personas que tienen la curiosidad suficiente como para ver más allá de las luces, las cintas y las bolas brillantes y entre esa la habrá quien es capaz de llegar a ver hasta el mismísimo tronco. Ante esas pocas personas nos desnudamos y posiblemente ellos no vean las luces siquiera.
      Volviendo a Umbral, Valle-Inclán y Ortega, a lo largo de nuestra vida vamos tomando experiencias, aprendemos de unos, de otros, de nuestras propias vivencias. Nos vamos colgando adornos. Con todo eso nos vamos configurando una personalidad, es verdad que de forma innata puede que ya tengamos ciertos rasgos pero es desde nuestra niñez que nos vamos modelando. Al principio lo hacen los adultos por nosotros pero llega la hora en que si llegas a alcanzar la suficiente conciencia de ti mismo y decides tú tomar el control vas escribiendo y redefiniendo el personaje que eres más a tu gusto, lo vamos ajustando al ideal de persona que cada uno quiere ser. Ideal que si se es coherente intentas reproducir fielmente en ti mismo.
      Por ir acabando esta disertación y salir de este jardín en el que me he metido yo solito, la conclusión que se podría extraer de mi somera reflexión es que somos un cúmulo de circunstancias y junto con las opciones que se nos plantean a lo largo de la vida y la mayor o menor capacidad de maniobra en cada caso, vamos optando por definirnos de una manera u otra. Quien nos rodea ve la interpretación que hacemos de nosotros mismos, eso si siempre nos verá y hasta nos juzgará desde su subjetividad y siempre según hasta donde nos merezca la pena mostrarnos en cada circunstancia y ante cada persona. Concluyendo, en este proceso de creación de nosotros mismos, con el pasar de los años vamos afianzando esa parte de nuestro papel con la que nos encontramos más a gusto pero el resto, el resto nos mantiene siempre a la espectativa y asaltados por la duda. Según lo veo yo cuando ya no dudas, ni tienes espectativas, ya no te queda más vida que vivir.
      Todo esto es discutible por supuesto, se trata no más que de una reflexión hecha a las 4 de la madrugada.
      Un abrazo a todos.

      Eliminar
  9. Jo...yo soy una de esas que te han dicho que soy "hetero" diez minutos antes de disfrutar besando a una chica. Pero creo que no tengo ningún problema de personalidad...soy hetero porque me gustan y me ponen lo hombres y no las mujeres. Pero las cosas bellas, independientemente de su sexo, producen placer en todos los sentidos.

    Después de leer todos los comentarios, me quedo con Shira y Ambarillo más que con la clasificación que daban en tu artículo. Creo que somos más bien como un puding de frutas, según por donde muerdas tienen diferente sabor. Así que yo sólo soy una, de ti depende lo que vayas a encontrar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final, contestando a Eva y un poco más arriba a Ambarillo, sólo tengo que decir que creo que esto es una cuestión semántica sin una respuesta "cierta". Con todas estas ideas uno a lo máximo que puede aspirar es a establecer relaciones, a formular conceptos que iluminen su pensamiento en el futuro, y poco más. Seas una macedonia, un dado de 12 caras, un pure bien pasadito o un helado de chocolate, mis ganas de pegarte mordisquitos van a ser las mismas.. ;)

      Eliminar
    2. Entiendo que cuando dices lo de "las ganas de dar mordiquitos van a ser las mismas" supongo que te refieres a Eva pero como la respuesta la diriges a ella y a mi, me ha generado de pronto un poco de confusión. De todas formas en seguida he pensado que no podía ser, no. Definitivamente no.
      Posiblemente lleves razón amigo Wall y sea una mera cuestión semántica y podríamos darle vueltas indefinidamente sin llegar jamás a una certeza absoluta ¿y quien tiene esas certezas? pero si al final como dices a lo máximo que uno puede aspirar es a establecer relaciones y como parece que la cosa va de comida, si hay que comerse a mordisquitos una macedonia, pudin de frutas o helado de chocolate, ¡hum! me apunto, no os imaginais lo goloso que soy ;-)

      Eliminar
    3. Desde luego ambarillo.. :) Descuida, tu virtud está a salvo conmigo. XD

      Eliminar
  10. Nunca mordería un dado..debe saber igual de mal que una moneda. Pero tampoco me gusta el puding de frutas... Lo que sí que adoro es que tengas tan buena boca ;)
    Al final todas las discusiones son sólo una cuestión semántica...siempre terminamos igual ¿verdad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras sigamos terminando como terminamos siempre.. ;)

      Efectivamente todo es cuestión de semántica. No existe otra cosa más allá del hombre, la mente, los significados... Hay una realidad objetiva que trata de ponernos de acuerdo, pero frente a esa unidad, nosotros nos empeñamos en describir lo mismo de mil maneras.. XD

      Eliminar

Estamos deseando saber lo que tienes que decir... ¡Deja tu graffiti en nuestro muro!